Tensión alta, a raya con la dieta – La clave está en los alimentos

Tensión alta, a raya con la dieta

13/05/2012

Estadísticas reveladoras

REVISTA CONSUMER     Un 47 por ciento de las enfermedades cardíacas en todo el mundo se debe a la alta presión sanguínea.
Quien más y quien menos la padece o conoce a alguien que la sufre: la hipertensión arterial afecta en el mundo a millones de personas.

Según el Informe Mundial de la Salud, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que alrededor del 11 por ciento de las enfermedades en los países desarrollados está causada por la hipertensión arterial (HTA). Además, más del 50 por ciento de las enfermedades del corazón y casi el 75 por ciento de los accidentes cerebrovasculares en los países en desarrollo de renta baja se debe a que la presión arterial sistólica (la conocida como tensión alta) se halla en niveles superiores a los mínimos teóricos (115 mmHg).

El Instituto Nacional de Salud estadounidense diseñó el llamado plan de alimentación DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension; Enfoques dietéticos para detener la hipertensión). La dieta DASH ha demostrado un efecto real e importante en la reducción de la HTA, así como en el tratamiento y en la prevención. El plan está enfocado hacia una alimentación baja en grasa saturada, colesterol, grasa total y azúcares simples, y no tanto en la eliminación drástica de la sal.

Una dieta para bajar la presión

ESTUDIO CLAVE PARA EL TRATAMIENTO

Para las personas adultas de entre 40 y 69 años, el aumento mantenido de la presión arterial sistólica (nivel máximo de tensión arterial) puede duplicar el riesgo de muerte de las enfermedades del corazón.

La dieta es un factor influyente en el desa-rrollo y prevención de la HTA. Científicos americanos apoyados por el Instituto Nacional de Salud estadounidense realizaron dos estudios clave para abordar el tratamiento dietético más eficaz en esta patología.

Los resultados fueron que la presión arterial se redujo de manera eficaz con una dieta (DASH) baja en grasa saturada, colesterol, grasa total y azúcares simples, sin la necesidad inicial de reducir de forma drástica la sal de la dieta.

No obstante, en un segundo estudio comprobaron que cuando el plan alimentario se acompaña de una reducción en la ingesta de sal y sodio (necesario según la gravedad y/o evolución de la enfermedad cardiaca del individuo) la reducción de la presión arterial es aún mayor.

LOS alimentOS enemigos

plan de alimentación

Consiste en reducir la carne roja y los derivados cárnicos grasos, del azúcar y los alimentos azucarados y dulces y todo tipo de snacks.

Los cuatro alimentos de consumo cotidiano que más sal proporcionan a la dieta son embutidos, pan y panes especiales, quesos y comidas preparadas, que representan el 72 por ciento de la sal ingerida (sal oculta).

Embutidos. El jamón, chorizo, salchichón, jamón cocido y las salchichas son algunos de los más consumidos. Sin embargo, su ingesta, por su abundante grasa, colesterol y sal, no tienen cabida en la dieta diaria.

Panes. El pan blanco, de molde blanco y el tostado son los alimentos más problemáticos de este grupo.

Quesos. El queso, rico en sodio, grasa y colesterol (en particular los más curados) debe entenderse como un alimento para degustar en ocasiones y en pequeña cantidad, no a diario.

Platos preparados. Las comidas preparadas congeladas destacan sobre el resto en el aporte de sodio a la dieta.

Los alimentos que debe comer

Cambio de hábitos

La tensión alta se puede controlar con unos nuevos hábitos de alimentación, con ejercicio y con actividad diaria, un cambio de hábitos puede ser una mejor solución para evitar disgustos y bajar la tensión en personas con tendencia a subirla.

Algunos alimentos para bajar la tensión son:

El plátano, tiene bastante potasio.

El tomate, por el licopeno que tiene poder antioxidante y ayuda a la salud de las arterias.

El chocolate negro. Tiene un gran poder antioxidante.

El melón y la lechuga. Contienen potasio.

El ajo. Conviene tomar dos dientes diarios, para reducir el colesterol y bajar la presión arterial.

La col y coles de Bruselas. Son buenos antioxidantes y unos alimentos muy buenos para controlar la tensión alta.

Los espárragos. Contienen potasio.

Espinacas. Tienen calcio, que ayuda a reducir la presión arterial.

La avena. Es rica en calcio, que protege el corazón.

Tensión alta, a raya con la dieta 13/05/2012 Estadísticas reveladoras REVISTA CONSUMER     Un 47 por ciento de las enfermedades cardíacas en todo el mundo se debe a la alta presión sanguínea. Quien más y quien menos la padece o conoce a alguien que la sufre: la hipertensión arterial afecta en el mundo a millones de personas. Según el Informe Mundial de la Salud, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que alrededor del 11 por ciento de las enfermedades en los países desarrollados está causada por la hipertensión arterial (HTA). Además, más del 50 por ciento de las enfermedades del corazón y casi el 75 por ciento de los accidentes cerebrovasculares en los países en desarrollo de renta baja se debe a que la presión arterial sistólica (la conocida como tensión alta) se halla en niveles superiores a los mínimos teóricos (115 mmHg). El Instituto Nacional de Salud estadounidense diseñó el llamado plan de alimentación DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension; Enfoques dietéticos para detener…
" class="soc-follow tumblr" target="_blank">

About the author  ⁄ shadday777

Avatar

No Comments