Recomiendan a sobrevivientes de cáncer ejercitarse y comer bien

Tras un diagnóstico de cáncer, adoptar un estilo de vida sano también puede ayudar a las personas a recuperar una sensación de control.

Entre las recomendaciones:

  • Perder peso si se tiene sobrepeso o se es obeso podría ayudar a evitar la recurrencia y el desarrollo de nuevos cánceres. La obesidad se asocia con varios tipos de cáncer, entre ellos malignidades de mama, colorrectales y de la vesícula biliar.
  • El ejercicio es “seguro y factible” durante el tratamiento del cáncer, y también puede mejorar el funcionamiento físico, la fatiga y la calidad de vida. Las personas que se someten a quimioterapia o radioterapia quizás tengan que reducir la intensidad, pero deben esforzarse por mantener toda la actividad física que sea posible. Las personas que eran sedentarias antes del diagnóstico pueden comenzar con ejercicio de baja intensidad, como estiramientos o caminatas breves y lentas.
  • Los resultados de los estudios observacionales sugieren que la dieta podría afectar el avance del cáncer, el riesgo de recurrencia y la supervivencia en los individuos tratados por cáncer. Se halló que una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales, aves y pescado estaba asociada con una mortalidad reducida, frente a una dieta rica en granos refinados, carnes procesadas y rojas, postres y productos lácteos con mucha grasa.
  • No hay evidencia que muestre que los complementos beneficien a los supervivientes de cáncer, y hay algo de evidencia de que ciertos complementos podrían resultar nocivos.

Fuente:  Edición en línea 26 de abril de la revista CA: A Cancer Journal for Clinicians.

 

Avepae les recuerda…  Prevenir es la Clave

 

Tras un diagnóstico de cáncer, adoptar un estilo de vida sano también puede ayudar a las personas a recuperar una sensación de control. Entre las recomendaciones: Perder peso si se tiene sobrepeso o se es obeso podría ayudar a evitar la recurrencia y el desarrollo de nuevos cánceres. La obesidad se asocia con varios tipos de cáncer, entre ellos malignidades de mama, colorrectales y de la vesícula biliar. El ejercicio es “seguro y factible” durante el tratamiento del cáncer, y también puede mejorar el funcionamiento físico, la fatiga y la calidad de vida. Las personas que se someten a quimioterapia o radioterapia quizás tengan que reducir la intensidad, pero deben esforzarse por mantener toda la actividad física que sea posible. Las personas que eran sedentarias antes del diagnóstico pueden comenzar con ejercicio de baja intensidad, como estiramientos o caminatas breves y lentas. Los resultados de los estudios observacionales sugieren que la dieta podría afectar el avance del cáncer, el riesgo de recurrencia y la supervivencia en los individuos tratados por…
" class="soc-follow tumblr" target="_blank">

About the author  ⁄ shadday777

Avatar

No Comments