Alcohol y conducción “Irresponsable mató a mi familia” Amores desde jóvenes

MILES DE VENEZOLANOS       CADA AÑO MUEREN A CONSECUENCIA DEL ALCOHOL   Y CONDUCCIÓN  

                        Cada día son más los hechos de tránsito donde por igual,  jóvenes y adultos se ven involucrados en ellos.                          Una sociedad que hace muy poco para evitar el consumo de alcohol, sus consecuencias han de esperarse, en las noticias de prensa se reflejan los graves accidentes “Arrolladas mamá y niña por borracho – Menor muere arrollado por conductor ebrio – Tragedia ocasiona ex-diputado bajo efecto del alcohol/discutiendo/se da a la fuga y es detenido – Camionero en estado de ebriedad mata a siete personas en torres  (todo en 2011)”

                      Amigos lectores, leer el siguiente artículo publicado hace 3 días por  “Prensa de Monagas 16 de febrero 2012” ;    permite conocer otra de tantas historias, donde un irresponsable bajo efectos del alcohol, enluta a toda una familia y a sus amigos también, envueltos en tristeza y dolor, de como mueren 5 miembros de una familia,  producto de la conducción y consumo de alcohol; esperamos que la experiencia leída contribuya a evitar que sus familiares y amigos sean victimarios o víctimas por la mezcla de alcohol y conducción y ojalá sirva de algo para las personas que tienen bajo su responsabilidad corregir este gran error de nuestra sociedad.

                                                                                                                               Kenett  Agar  –  Director    AVEPAE A C

“I r r e s p o n s a b l e  m a t ó  a  m i   f a m i l i a”

 Cuarenta y cinco días de casa por cárcel  le dieron a Julio César Rosa (23), presunto culpable del accidente de tránsito registrado el sábado 11 de febrero,   frente al Mercado de Mayoristas (Mercamat), donde fallecieron cinco personas.

El hermano de  una de las víctimas, Luis González, manifestó que luego de los 45 días se realizará un juicio público  donde se determinará la culpabilidad de Rosa.

“Confío en la justicia, pues se comprobó que Rosa conducía el carro bajo los efectos del alcohol y no portaba la licencia de conducir. Un irresponsable mató a mi familia”, acotó.

Crónica de un delito: C h o f e r  e b r i o  a c a b a  c o n  u n a  f a m i l i a

 – 18/02/2012   Haidee C. Guzmán.    Prensa de Monagas 

 Sus amores comenzaron hace 15 años, eran una pareja feliz, sus vidas dependían una de la otra y sus planes siempre estaban basados en los dos.
Desde adolescentes, Jennymar Brito, de 28 años y Alexis González, de 31, planearon su futuro juntos, ambos se graduarían y formarían una familia, en donde verían crecer a sus hijos y nietos.
Pero sus planes fueron truncados por la imprudencia de un muchacho, que no midió las consecuencias de manejar bajo los efectos del alcohol.
Fruto del amor, Jennymar esperaba su primer bebé, con su gran y único amor, Alexis.
Ilusionados con el nacimiento de su hija, decidieron legalizar la familia y casarse el primero de diciembre del año 2011, mientras que Dios los bendecía con la llegada de la pequeña 25 días después del enlace matrimonial.

Uno de sus sueños se cumplía, la familia iba creciendo y la felicidad los invadía.
Era una familia unida, Alexis era el mejor amigo del hermano de Jennymar y todos juntos esperaban colaborar para que ambos pudieran ser felices para el resto de sus vidas.
Todo iba por buen camino, Alexis, con mucho esfuerzo y trabajo logró comprar un carro, y por si fuera poco, ambos estaban por adquirir una vivienda donde podrían seguir creciendo.
Felicidad opacada
De repente, una nube gris empañó su felicidad, el abuelo de Jennymar había fallecido y la noticia opacó su alegría.
Esa madrugada del 11 de febrero, el sol tardó en resplandecer, la oscuridad arropaba todo a su paso y las horas se hacían cada vez más lentas, como deteniendo el tiempo para evitar que ocurriera el fatal accidente.
Alexis preparaba todo el viaje, para ir a darle el último adiós al abuelo de Jennymar.
Con tristeza, el joven se detuvo en la casa de su esposa para embarcar a su cuñado Ramón Brito, de 24 años, su pareja María Brito, de 23 y su hija, de dos años, para cumplir con su familia y estar en el duro momento de sepultar a su abuelo.
Esa madrugada eran dos vidas distintas, sintiendo emociones diferentes, que se encontraron en un instante, en una, el alcohol era el cómplice de la tragedia y en la otra, el dolor de perder a un ser querido llenaba de tristeza el corazón de la familia González Brito.
La muerte disfrazada por el alcohol buscaba a sus próximas víctimas, y Julio César Rosa, de 24 años, le seguía el juego, mientras se embriagaba y resultara ser el causante de esta tragedia.

Imprudencia sobre ruedas
Julio iba en la camioneta de sus padres, la música se escuchaba a metros de distancia y en una de sus manos tenía una botella de licor, mientras que la otra sujetaba, sin fuerza, el volante del carro.
En el vehículo pequeño de Alexis, un silencio envolvía a la familia González Brito, el dolor era lo único que sentían las seis personas que iban a bordo del carro.
Mientras que la música retumbaba los oídos de Julio, el corazón de los González Brito se desgarraba de pesar.
Julio no podía pensar, su cerebro estaba embriagado por el alcohol, la carretera se le hacía un solo canal y sin pensar en las consecuencias, la aguja del velocímetro del carro marcaba 240 kilómetros por hora.
Un ruido estruendoso se escuchó en las urbanizaciones cercanas al Mercado de Mayoristas de Maturín, las luces de los dos vehículos se apagaron y los vidrios cayeron esparcidos por la carretera.
Julio había perdido el control de la camioneta y cegado por la adrenalina que le generaba la velocidad, esta brincó la isla y cayó desde el puente sobre el automóvil donde iba la familia González Brito.
Todo fue muy rápido, Alexis no pudo reaccionar y esquivar al loco del volante, quien le arrebataba la vida a él y a sus seres queridos, derrumbando todos los sueños y planes que una vez los hicieron felices.
Justicia a medias
Julio, el causante del accidente, sólo sufrió algunos golpes y excoriaciones, mientras que la familia González Brito recibió un duro golpe, pues fueron cinco personas las que en cuestiones de minutos perdieron la vida.
La indignación, tristeza y dolor aún permanecen vivos en los corazones de los familiares, pues a pesar de que existen las pruebas para condenar al culpable del terrible siniestro, por ahora estará 45 días detenido en su casa, a la espera de un juicio final.

 


MILES DE VENEZOLANOS       CADA AÑO MUEREN A CONSECUENCIA DEL ALCOHOL   Y CONDUCCIÓN                           Cada día son más los hechos de tránsito donde por igual,  jóvenes y adultos se ven involucrados en ellos.                          Una sociedad que hace muy poco para evitar el consumo de alcohol, sus consecuencias han de esperarse, en las noticias de prensa se reflejan los graves accidentes “Arrolladas mamá y niña por borracho – Menor muere arrollado por conductor ebrio – Tragedia ocasiona ex-diputado bajo efecto del alcohol/discutiendo/se da a la fuga y es detenido – Camionero en estado de ebriedad mata a siete personas en torres  (todo en 2011)”                       Amigos lectores, leer el siguiente artículo publicado hace 3 días por  “Prensa de Monagas 16 de febrero 2012” ;    permite conocer otra de tantas historias, donde un irresponsable bajo efectos del alcohol, enluta a toda una…
" class="soc-follow tumblr" target="_blank">

About the author  ⁄ shadday777

Avatar

No Comments