Archivo de la etiqueta: seguridad vial en Venezuela

El caso DGT: del éxito a la crisis

Si las cosas hay que verlas?, hay que verlas y desde una óptica positiva, tan solo hace 48 horas escuché  y en persona a Pere Navarro ex directivo de la DGT y gracias a la CAF y RVSV; el como logró España reducir la mortalidad en accidentes de tránsito a 2 mil muertes,  en arduos años de trabajo y no entraré a detallarlos porque no es el fin de estas pocas líneas, mas si leen el anexo de la presente, pero si me voy a referir a las que sin duda son las más importantes, la gerencia compartida, alianzas de éxito, participación de todos los sectores etc y continuidad del proyecto en el tiempo por parte de los políticos, empresas privadas, sus directivos y equipos en la DGT.

RVSV REUNION CON PERE NAVARRO
Reunión con Pere Navarro ex director de la DGT España, invitado de la CAF, en el Centro Comunitario de Caracas,  RVSV –  Red Venezolana de Seguridad Vial, el día lunes, 18 de julio 2016 Caracas – Venezuela. Fotografía AVEPAE.

Espero que nuestras autoridades en seguridad vial y mas alla, reflexionen y nos enrumbemos  a poner orden en nuestras calles, avenidas y carreteras; para una muestra un botón, dentro de los 3 años que nos quedan en manifestarnos con el Plan Mundial del Decenio de Acción para la Seguridad Vial ONU 2011 – 2020 y demás, y a pesar de que tratamos de arrancar, no hemos incluido al consumo de alcohol, siendo una de las causas principales de los accidentes de tránsito en el mundo y en Venezuela es la primera causa, “CAUSA – NO REGISTRADA EN ESTE PUESTO – AVEPAE” y tampoco en lo que respecta a la participación generalizada de la sociedad etc etc etc, en este plan. 

Kenett José Agar – Presidente de AVEPAE.

El caso DGT: del éxito a la crisis

27/07/2016
  • El cambio se basó en construir relaciones en base a una misión compartida
Plano-Aereo-DGT-770.jpg
 

La DGT ha vuelto a los titulares de prensa durante este mes de julio. Tres razones justifican este seguimiento informativo: el estancamiento en la exitosa senda de reducción de víctimas mortales; el X aniversario de la implantación del carné por puntos; y principalmente la crisis reputacional que está viviendo la DGT.

Ante esta situación, no debemos dejar que el “árbol nos impida ver el bosque” porque la reducción de muertes en accidentes de tráfico es uno de los grandes éxitos colectivos de la sociedad española. De este caso de éxito podemos sacar muchas lecciones aplicables al ámbito de la Gestión Pública como las alianzas público-privadas, la figura profesional de la alta dirección pública, el consenso político y la colaboración entre Administraciones.

Entre los años 2003 y 2012 las muertes en carretera se redujeron desde la cifra de 5.399 hasta la de 1.903 víctimas mortales anuales. El business case elaborado por Enrique Martínez sobre la DGT en ese periodo permite analizar la estrategia de gestión que se implementó, las claves de su éxito y las lecciones que se pueden aplicar a otros ámbitos, entre las que destacamos cinco.

En primer lugar, la DGT eligió y presentó a la sociedad una misión clara: salvar vidas en la carretera. Este hecho transformó la visión que los grupos de interés (conductores, asociaciones, seguros, autoescuelas, etc.) tenían sobre la DGT, que estaba asociada al ente que tramitaba los expedientes administrativos relacionados con la licencia de conducir, las sanciones y la compra-venta de vehículos.

En segundo lugar, articuló una serie de objetivos que marcaban el rumbo para lograr su misión. Para ello, se basó en el objetivo planteado por otro grupo de interés, la Comisión Europea, que había establecido reducir en un 50 % la victimas mortales para el año 2010. La DGT marcó un objetivo estratégico: reducir en un 40 % la tasa de mortalidad; dos objetivos intermedios: reducir la tasa de accidentes y en paralelo la gravedad de los accidentes; y 5 objetivos instrumentales: velocidad, cinturón de seguridad, casco, alcohol y reincidentes.

En tercer lugar, estableció tareas asociadas a la consecución de estos objetivos y de la misión establecida. Cada tarea se encomendaba a una persona que se responsabilizaba de la capacidad de propuesta, de la implementación y de lograr los resultados. La responsabilidad, en primer lugar, la asumió el director general, Pere Navarro, pero la compartió con dos grupos de interés fundamentales: su jefe (el ministro) y su equipo.

Un ejemplo de tareas es la Trilogía Legal de la Seguridad Vial (incluye el carné por puntos) que logró el consenso político en el Congreso y en el Senado; consenso imprescindible y que se asocia a los mejores éxitos que ha tenido la sociedad española en los últimos 40 años.

En cuarto lugar, las decisiones sobre qué actuaciones o tareas emprender se tomaban sobre datos ciertos, relevantes y compartidos después de un proceso de evaluación transparente. Por ese motivo se creó el Observatorio Nacional de Seguridad Vial, que contó con sus grupos de interés fundamentales: aquellos que tenían la información, creando una coordinación y colaboración entre Administraciones Públicas que hasta ese momento no existía.

Se implicaron los ayuntamientos, las CCAA con las competencias transferidas, Sanidad, Fomento, entre otros aliados que disponían de información parcial sobre qué ocurría, para construir un conocimiento completo y compartido.

En quinto lugar, la DGT fue consciente de que sólo no se puede. Por tanto, buscó los aliados que podían ser más naturales: como la asociación de víctimas o las compañías de seguros; continuó con otros más complejos, como los medios de comunicación con el ejemplo de la campaña “Ponle Freno” de A3Media; y fue más allá al buscar a otros que hubieran parecido inimaginables, como la Asociación Española de Cerveceros y sus empresas asociadas, que desarrollaron un modelo de negocio exitoso y ejemplar en Europa basado en la cerveza sin alcohol. Con todos ellos podía compartir la misión que se había propuesto; por eso con todos ellos pudo establecer alianzas.

En resumen, la definición e implantación de una estrategia compartida que se basó en un cambio en la relaciones que la DGT mantenía con la sociedad y con todos sus grupos de interés. Un cambio que se basó en construir relaciones en base a una misión compartida. Un cambio que se basó en unos valores inspirados en la colaboración, la transparencia, el esfuerzo y una conducta éticamente intachable. Porque son esos valores y esa conducta los que permiten construir la reputación necesaria para establecer alianzas de éxito.

 

Incluir la “Violencia Vial” en la pacificación / En el diálogo de paz

Cultura vial para pacificar la “violencia vial”

La violencia vial está de primer orden en Venezuela, al salir de casa a transitar a pie o en carro es sentir la generada “violencia vial”, hay poca garantía de seguridad vial; a diario cualquier ciudadano recibe su dosis de esta violencia, sea rico o pobre (chavista – opositor o niní) , siendo la causa el no hacer cumplir la ley y el reglamento del transporte terrestre, (pasarse un semáforo en rojo, adelantar en curva, conducir a: exceso de velocidad, bajo efectos del alcohol, hablando por teléfono, vehículo en malas condiciones, huecos en la vía, son algunas de las grandes fallas.

AUTOBUSLas muertes en accidentes de tránsito están de quinto lugar en Venezuela, anuario de mortalidad del MPPS  6264 víctimas de accidentes de tránsito en el 2010, las muertes en moto del 2012 – 2013 alcanzan a 3064 fallecidos (auditable por AVEPAE y CIESVIAL).

Cuando atropellan una familia que transita por una acera, a un niño que va a la escuela, a un anciano que  regresa de cobrar su pensión o va camino a una cita médica o familiar, sin duda es violencia “violencia vial”, las colisiones de motos a diario en calles, avenidas, carreteras y autopistas de nuestro país generan una gran “violencia vial” cientos de involucrados y familiares sufren a diario  (trauma psicológico, económico, impunidad, amenazas), cualquier ciudadano sabe de esta realidad, familiar, vecino, compañero de estudio, de trabajo, son miles y miles de voces que rechazamos a diario también la violencia, la “violencia vial”.

Niños y personas de la tercera edad en su mayoría arrollados (siete cientos 700 personas 2012) mueren cada año a causa de la “violencia vial” dentro o fuera de un vehículo automotor

Hay autoridades que se preocupan (policías, fiscales públicos, jueces) que hacen grandes intentos en resolver y buscar soluciones, pero es tan grande la maraña de violaciones, que se hace difícil encontrar rápido una solución, observar como se conducen algunos vehículos oficiales, sea moto, carro o camión, son una lamentable muestra y muy mal ejemplo, el orden comienza en las instituciones oficiales, por la casa.

Son más de treinta mil hechos de tránsito que he revisado en igual número de años, repacemos los últimos, desde hace dos semanas atrás, siendo los más conocidos “accidentes” con víctimas viales por imprudencia, impericia y fallas mecánicas los siguientes, tres ocurridos en el parque Waraira Repano parque nacional “El Avila 3 muertes y 21 lesionados, transporte escolar en Valencia 5 niños y un adulto muertos, los dos últimos accidentes de autobuses con 10 fallecidos y 50 lesionados en la población de La Victoria y ARC, los fallecidos en moto durante el presente mes, suman hasta hoy lunes, 27 /01/2014 – 114 fallecidos en 104 accidentes a nivel nacional más 10% de sub-registro

Países latinoamericanos padecen de “violencia vial” pero desde hace más de 20 años, buscan y ejecutan soluciones efectivas y han logrado reducir las muertes, tenemos que remontar ese casi último puesto que tiene Venezuela.

No puede haber comienzo a la pacificación de la violencia en Venezuela, sino conseguimos caminos reales a la “violencia vial” una solución, es cultivar una “CULTURA VIAL”

Kenett José Agar Angulo

Director de AVEPAE  AC  fundada en agosto diciembre 1999

Foto  . (Notitarde / Raúl Araque Guillén Valencia, enero 24   Karlenys Vielma Miranda